Mestizaje Cultural y sus Legados

El pueblo dominicano es el resultado de un proceso de mestizaje o unión entre tres grandes culturas: la indígena, la blanca europea, y la negra africana.

 
El legado de cada una de ellas se confunde en lo que es hoy la cultura dominicana: en sus hábitos alimenticios, como el casabe (torta hecha de la yuca); en sus creencias religiosas, que sincretizan ritos cristianos y africanos; en los alegres y famosos ritmos musicales del merengue, la bachata y la mangulina; entre otros elementos.

Una serie de edificaciones y monumentos atestiguan el papel pionero y decisivo de la isla en el proceso de colonización.

Ese privilegio fue palpable al establecerse en ésta las primeras instituciones occidentales del nuevo mundo, entre las que cabe mencionar:

La primera Ciudad, La Isabela, fundada en el 1494;
El primer Hospital; 
La primera Universidad, fundada el 28 de octubre de 1538; y
La Catedral Primada de América. 

La mezcla de razas y culturas ha sido dinámica en el devenir histórico dominicano, ya que permanentemente se han establecido en el país numerosas colonias de distintos países y regiones, como japoneses, chinos, libaneses y españoles, quienes han aportado a la cultura dominicana importantes tradiciones.

Este proceso constituye una prueba de la hospitalidad y receptividad que caracteriza al pueblo dominicano, y que se refleja en un trato afable y amistoso al turista que visita el país.