Los Extranjeros y los Bienes Raíces

Adquisición de Bienes Raíces
La adquisición de inmuebles o de derechos inmobiliarios en la República Dominicana por extranjeros no está sujeta a condiciones especiales. El régimen que se aplica a los extranjeros es el mismo en caso de tratarse de un nacional adquiriente.

 
El documento que origina la adquisición y/o transferencia de un inmueble determinado, es depositado ante las oficinas del Registro de Títulos correspondiente, conforme a la ubicación del inmueble, previo el pago de los impuesto señalados por la ley.

El registrador de Títulos, dentro de los 15 días posteriores a la recepción del documento que avale la transferencia, debe remitir copia de la misma a la Secretaría de Interior y Policía a los fines de que se mantenga un récord oficial de cada uno de los inmuebles de extranjeros en la República Dominicana.

Aspectos Corporativos, Laborales y Fiscales
Todo el que desee invertir en el sector turístico, además de cumplir con las normativas generales en materia laboral, corporativa y fiscal, debe tener en cuenta algunos aspectos especiales relacionados con este sector. Entre éstos tenemos:

El Código Tributario en su título III, sobre Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios, acogió las modificaciones introducidas por la Ley 304 de 1985 que extendía la aplicación del ITBIS a los hoteles, restaurantes y bares; 

Ley 250 de 1984 que establece la obligación de los dueños y administradores de hoteles, restaurantes y bares, de destinar el 1% del monto de la nómina de su establecimiento para el fondo de Bienestar Social en favor de los trabajadores hoteleros y gastronómicos; 

Ley 5432 de 1960 sobre propina obligatoria, modificada por la ley 161-67, que la extiende al personal de limpieza de habitaciones; 

Reglamento 339-87 sobre el fondo de pensiones.

La Legislación Ambiental
La República Dominicana está muy interesada en desarrollar al máximo su industria turística, pero sin sacrificar sus recursos naturales en perjuicio del medio ambiente. Esta es una de las razones por las que, para la aprobación de un proyecto turístico, generalmente se exige la elaboración de un estudio sobre su impacto ambiental. Además, en todo proyecto se debe incluir la documentación relativa a sistemas sanitarios, plantas de tratamiento de agua, y retiro de desperdicios sólidos, entre otros requisitos. Algunas normativas en materia de medio ambiente que pueden estar relacionadas con el sector turismo son:

Ley 305 de 1968, que modifica el artículo 49 de la ley 1474 de 1938 sobre vías de comunicación, y que lleva hasta 60 metros la franja marítima. En algunos casos el Poder Ejecutivo ha autorizado y permitido la utilización de parte de esta franja para uso turístico; 

Ley 186 de 1967, que establece la Zona del Mar Territorial de la República Dominicana; 

Ley 5852 de 1962 sobre el Dominio de las Aguas Terrestres y Distribución de las Aguas Públicas; 

Ley 5994 de 1962, que crea el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados, INAPA; 

Ley 6 de 1965, por la que se crea el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos INDRHI; 

Decreto 226 de 1990, por el que se prohíbe la descarga de desperdicios de Desechos Químicos y Orgánicos en las corrientes de ríos y sus afluentes en todo el país; 

Ley 487 de 1969, sobre Control de la Explotación y Conservación de las Aguas Subterráneas, y su Reglamento 2889 de 1977; 

Ley 4471 de 1956, por la que se promulga el Código de Salud Pública; 

Ley 3455 de 1952 de Organización Municipal; 

Ley 67-74, que crea la Dirección Nacional de Parques. La creación específica de cada parque nacional se ha hecho mediante decretos; 

Ley 5856 de 1962 sobre Conservación Forestal y Árboles Frutales; 

Ley 705 de 1982 sobre Conservación y Renovación Forestal; 

Ley 123 de 1971, que prohíbe la extracción de arena, gravilla y piedra; 

Ley 94 de 1967, que prohíbe extraer arenas de las playas del país declaradas de atracción turística; 

Decreto 249 de 1986, que crea el Parque Nacional Submarino "La Caleta"; 

Decreto 600 de 1975, que prohíbe la captura de careyes y tortugas en las aguas territoriales de la República Dominicana.

De igual manera, la República Dominicana ha sido signataria de algunas convenciones y acuerdos internacionales relacionados con el tema ambiental. Entre éstos, podemos señalar:

La Convención para la Protección de la Flora, Fauna y Bellezas Naturales de los países de América, incluida en la legislación nacional por medio de la Resolución 662 de 1965; 

Los Convenios internacionales sobre Mar Territorial, Alta Mar y Plataforma Continental de Ginebra de 1958 (Resolución 300 de 1964); 

El Convenio sobre la Prevención de la Contaminación del Mar y Vertimiento de Desechos y Otras Materias (Resolución 542 de 1973).

Una modalidad turística que empieza a desarrollarse en el país es la del turismo ecológico.

Actividades como visitas a parques nacionales y a zonas de interés ecológico, como el Santuario de las Ballenas Jorobadas en la Bahía de Samaná, son promovidas por instituciones como la Dirección de Parques o por el sector privado.

En su interés por desarrollar el turismo ecológico, el Estado Dominicano realiza actualmente importantes estudios para un mayor aprovechamiento de algunas áreas de los distintos Parques Naturales, siempre que quede garantizada la protección de los recursos naturales.

Regulación de las Actividades Turísticas
La reglamentación de las distintas actividades de este sector tiene como objetivo garantizar una buena y adecuada oferta de servicios turísticos. Con este fin se emitieron en 1984 los siguientes reglamentos:

Reglamento 2115 de clasificación y normas para establecimientos hoteleros; 
Reglamento 2116 de clasificación y normas para restaurantes; 
Reglamento 2117, que regula el alquiler de vehículos; 
Reglamento 2122 sobre agencias de viajes; 
Reglamento 2123 para tiendas de regalos.

Privatización
Mediante la ley 141-97 para la "Reforma de las Empresas Públicas" el Estado Dominicano inicia un proceso de privatización de las empresas públicas en el que se incluyen los hoteles que conforman la Corporación de Fomento Industrial Hotelero.

Como consecuencia de esto, el sector privado nacional e internacional podrá acceder a los importantes activos con que cuenta el Estado Dominicano en el sector turístico. Con anterioridad a esta ley, el Estado Dominicano había otorgado participación de sus inmuebles al sector privado, mediante el arrendamiento de sus hoteles a empresas privadas.

Recientemente, el Estado Dominicano arrendó tres de sus hoteles por un período de 35 años, a una empresa de capital francés.