Bear Stearns

Está al rojo vivo la lucha por el control de Refinería

La lucha entre los representantes de la Shell y del gobierno por el control de las operaciones de la Refinería Dominicana de Petróleo (Refidomsa) se ha intensificado en los últimos días, al extremo de que se acusa a la compañía extranjera de boicotear los esfuerzos para poner en vigencia los acuerdos de Petrocaribe y de Caracas.

Según se informó, los representantes del gobierno acusan a la Shell de no comprar las cantidades adecuadas de petróleo para continuar adquiriendo productos terminados por la vía de compañías subsidiarias y seguir manejando los fletes.

Además, se explicó que “en los últimos tiempos la gerencia de Refidomsa, controlada por la Shell, ha provocado desabastecimiento a fin de usarlo como mecanismo de presión hacia el gobierno, conocedora de que los problemas de escasez de combustibles cicatean al Estado”.

Esta denuncia coincide con lo planteado ayer por el secretario de la Presidencia, licenciado Danilo Medina, quien afirmó que la lucha de intereses entre sectores involucrados en el negocio de combustibles ha impedido la ejecución del acuerdo Petrocaribe.

Medina explicó que antes de la firma de ese acuerdo, el Estado estaba al margen del negocio de combustibles y que ahora ha tenido que partir de cero.

Informó que el secretario de Industria y Comercio está en Venezuela para que 50 mil barriles diarios de petróleo sean adquiridos en ese país suramericano.

Consideró que por lo menos el 75 por ciento del petróleo que importa la República Dominicana debiera adquirirse en Venezuela.

Según se informó extraoficialmente, las contradicciones entre las partes han llegado al punto de que la gerencia de la Shell ha pedido al gobierno el cambio del actual consejo de administración de Refidomsa “porque no ha sido dócil a sus manejos”.

Se explicó que la Shell ha reaccionado de esta manera porque percibe un cambio “en la tradicional forma en que el gobierno se ha manejado con la administración de su desigual socio”.

“El patrimonio de la Refidomsa es manejado a la sola voluntad de un gerente, siempre de origen extranjero y que respira los aires de Shell, y que cada paso que da lo consulta previamente con el representante de esa empresa en el país, quien además es vice-presidente del Consejo de Administración de Refidomsa”, se indicó.

Entre los manejos en Refidomsa que los representantes del gobierno quieren corregir están, según se explicó, que “la gerencia maneja unilateralmente no sólo las operaciones técnicas, sino también todas las administrativas, de forma tal que el gobierno vía su representante en el Consejo de Administración, sólo recibe lo que Shell entiende como conveniente”.

“Es la Shell quien decide el volumen de las utilidades que se han percibido”, afirman los representantes del gobierno.

Además, se afirmó que “la gerencia general es quien decide cuando se pagan y si se pagan los impuestos que por Ley deben entregar al Gobierno”.

“La retención de los impuestos ha causado desde hace años agudas fricciones con el gobierno, que se han manejado con suma discreción”, se explicó.

Se agregó que “tradicionalmente la Gerencia General se ha negado a dar informaciones sobre cómo opera la empresa, y obstaculiza sutilmente las indagatorias jugando al tiempo”.

Mario Mendez 6-oct. 2005

RD podría celebrar con FMI, pero quedan grandes desafíos

Un informe del Franco Ucelli, del banco de inversión Bear and Stearns plantea que se espera que el directorio del FMI apruebe la carta de intención presentada por la República Dominicana, por lo cual cuando llegue el 17 de octubre el país tiene mucho que celebrar, aunque "queda por delante un sendero lleno de desafíos".

A continuación el texto del informe de Ucelli:

El gobierno de República Dominicana publicó ayer su nueva Carta de Intención para el FMI, que fue redactada para coincidir con el completamiento de las revisiones primera y segunda del Fondo del actual programa económico del país. Gran parte de la carta, cuyo texto fue negociado entre el gobierno y el Fondo, fue hábilmente telegrafiado por la administración Fernández al mercado, como parte de un esfuerzo por manejar sus expectativas, por lo cual el número de sorpresas incluidas es bastante limitado. La carta destaca el exitoso cumplimiento "con márgenes cómodos" de criterios de resultados de finales de junio y analiza un número de proyecciones claves para fin de año, para repaldar ese sobrecumplimiento.

El pronóstico oficial de crecimiento del PIB para 2005 ha sido aumentado de 2.5% a 4.5%; el estimado de inflación se redujo de un rango entre 11%-13% a dígitos simples (el banco central habla extraoficialmente de una inflación en el rango entre 6%-8%); el excedente estimado de la cuenta corriente se redujo de 2.0% a 1.6% y la meta para el sector público no financiero (SPNF) fue incrementado ligeramente, de 0.7% del PIB a 0.8%.

Mientras que las revisiones del gobierno a su crecimiento, la inflación y el excedente de la cuenta corriente eran ampliamente esperadas, gracias a un resultado mejor al esperado durante la primera mitad del año, la revisión de la meta del déficit fiscal había sido algo más que una interrogante abierta.

En lugar de regisrar un déficit moderado durante la primer mitad del año (como se había programado inicialmente), el SPNF del país registró un excedente inesperado, que generó alguna controversia dentro del país, y directamente con el FNI, en cuanto a la mejor forma de utilizar el excedente presupuestario. Una serie de circunstancias (como los altos precios del petróleo, la falta de avances en la reforma del sector eléctrico, y las presiones sociales, por mencionar algunas) aportaron respuestas claras al dilema del gobierno y tranquilizó a los que temían que el exceso de fondos se dilapidaría de alguna forma. En verdad, los gastos programados recientemente para el segundo semestre del año es probable que empujen el gasto primario del gobierno por encima de las proyecciones de las proyecciones originales.

Esos gastos se concentrarán en programas sociales de emergencia, transferencias mayores al sector eléctrico (que inicialmente se programaron en US$350 millones en 2005, pero que se espera que ahora asciendan a un total de US$500 millones); la posposición de la reducción de los subsidios al gas lícuado, algunos deslices salariales, y otros gastos relacionados con los pagos servicios públicos que se presupuestaron insuficientemente.

El incremento en el gasto primario será casi totalmente compensado por ingresos superiores a los esperados, y por un descenso en la cuenta de pagos de intereses del país, resultado de las exitosas operaciones en el manejo de la deuda, que significa que al final el SPNF de RD registrará solo un 1.1% del excedente primario del PIB (inferior a la meta inicial de i.7%); su déficit nominal para 2006 solo se incrementará marginalmente, de 0.7% del PIB a 0.8%. Con el fin de garantizar el cumplimiento de las metas fiscales de RD para el 2006, que incluyen un excedente primario del SPNF de 3.1% del PIB y un excedente nominal de 0.7% del PIB, la administración Fernández hizo el compromiso de establecer límites ajustados a la cuenta del gobierno central, los subsidios a la energía y las transferencias, y al gasto de capital el año próximo.

Además de un recuento del resultado macroeconómico reciente del país y de sus políticas fiscales, la nueva Carta de Intención de RD se extiende en las reformas fiscales y del sector bancario pendientes, en sus planes de fortalecer las instituciones financieras del país, y en un número de reformas del sector energético que espera poner en marcha. En general, consideramos razonable la nueva estrategia económica de RD, así como sus estimados y metas en el contexto de la situación actual del país y en sus perspectivas a mediano plazo.

Se ha establecido la fecha de 17 de octubre para que el caso de RD sea llevadoa la Junta del FMI, y una solución favorable (que se espera ampliamente) deberá traducirse en un desembolso nultilateral por un valor de US$327 millones para el país, antes de que termine el año (US$217 millones de FMI, US$60 millones del BID y US$140 millones del Banco Mundial).

Interpretamos la conclusión de la primera y segunda revisión (hay una tercera programada en diciembre) y el restablecimiento de los flujos fianncieros multilaterales al país como un indicio de que RD ha logrado avances importantes hacia la normalizaci{on de sus relaciones con la comunidad financiera internacional y todo lo que esto puede implicar. Sin duda, con el aval clave del FMI, los planes de la administración Fernández de llevar su caso a los clubes de Londres y París, y de empezar a planear la emisión de nueva deuda para financiar proyectos de infraestructura en el país (como la autopista Coral) y la recompra del oneroso contrato de Unión Fenosa en términos más favorables. Por todas estas razones, cuando llegue el 17 de octubre, RD debe tener mucho que celebrar, si bien queda por delante un sendero lleno de desafios...

Franco Uccelli (5 de octubre 2005)

 

Bear Stearns Cita Retos Fiscales
Hay que aplicar cuanto antes la reforma fiscal y pagar deudas.

Santo Domingo. El Gobierno dominicano podría terminar el año con un déficit fiscal general, incluido el del Banco Central, entre 5.7% y 6.2% del Producto Interno Bruto (PIB), sólo si logra la aprobación e inmediata aplicación de la reforma fiscal y establece un agresivo programa de reducción del gasto público, según indica el informe más reciente de la firma calificadora Bear Stearns.

De acuerdo con el documento, publicado el 15 de septiembre, el Gobierno también deberá saldar atrasos de deuda externa por US$40 millones a principios de octubre y, entonces, podría reanudar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la renegociación de la deuda externa con los países acreedores agrupados en el Club de París.

Las previsiones de Bear Stearns indican que con la reforma y la reducción del gasto público, el déficit fiscal del Gobierno podría colocarse entre 1.9% y 2.4% del PIB, mientras que el déficit cuasifiscal del Banco Central cerraría este año en el equivalente de 3.8%.

"Contamos con que los equipos técnicos y los negociadores de República Dominicana y el FMI intensifiquen sus esfuerzos para que el país pueda restaurar el acuerdo en las próximas semanas", indica el informe.


Señala, además, que la nueva administración del presidente Leonel Fernández es determinante para lograr los objetivos de reducción del gasto y realización de un ajuste fiscal anualizado equivalente al 4% del PIB.

En cuanto al Club de París, Bear Stearns indica que además de la reanudación del acuerdo con el FMI, el Gobierno tiene el compromiso de presentar el mes próximo una estrategia viable de reestructuración de la deuda con acreedores privados, de forma que no se utilicen los recursos ahorrados con esa renegociación, para pagar otros compromisos. Esa reestructuración equivale a unos US$160 millones, mientras la renegociación con el Club de París permitiría ahorrar cerca de US$200 millones. 

Esteban Delgado
edelgado@diariolibre.com

 

OPINIONES

• The Economist
• Goldman Sachs
Elecciones RD
Formato: .PDF
Tamaño: 114 KB
• FMI
• BID
• Russin Vecchi y Heredia Bonetti
Situación y Perspectiva
Formato: .DOC
Tamaño: 184 KB
• Pellerano y Herrera
• Otros