Zonas Francas

Las empresas de zonas francas, son personas físicas o morales, a las que el Consejo Nacional de Zonas Francas les ha otorgado un permiso de instalación, para acogerse a las disposiciones de esta ley, y que destinen su producción y/o servicios a la exportación.

Generalmente las zonas francas se definen como un área, sometida a los controles aduaneros y fiscales especiales establecidos por ley, en la cual se permite la instalación de empresas que destinen su producción o servicios hacia el mercado externo, mediante el otorgamiento de los incentivos necesarios para fomentar su desarrollo. Son áreas debidamente delimitadas por verjas o vallas infranqueables, que se benefician de una ficción de extraterritorialidad aduanera.

Dentro de este concepto general la antes mencionada Ley 8-90 contempla varios tipos de zonas francas en virtud de su localización.

Zonas francas industriales o de servicios: Pueden instalarse en todo el territorio nacional para dedicarse a la manufactura de bienes y prestación de servicios.


Zonas francas de carácter fronterizo: Se les otorgarán incentivos especiales, tales como los contemplados en el Artículo 29 de la Ley 8-90, y otros que el Poder Ejecutivo podrá otorgar dentro de sus atribuciones constitucionales. Estas zonas francas deberán ubicarse a una distancia no menor de tres (3) ni mayor de veinticinco (25) kilómetros de la línea fronteriza que separa la República Dominicana de la República de Haití.

Zonas francas especiales: Son las que por la naturaleza del proceso de producción requieran el aprovechamiento de recursos inmóviles, cuya transformación se dificultaría si las empresas no se estableciesen próximos a las fuentes naturales o cuando la naturaleza del proceso o las situaciones geográficas o económicas y de infraestructura del país las requieran.