Zonas Francas en República Dominicana

La República Dominicana constituye un modelo en lo que a las empresas de zonas francas de exportación respecta, en relación con los países del área. El éxito de la realización de este sector se ha producido como resultado de la coincidencia de una serie de factores, tanto en lo que a la política local respecta como en lo que concierne al clima internacional.

En el ámbito local la República Dominicana se ha destacado por ofrecer significativa estabilidad política y social y excelentes beneficios para los inversionistas que deseen establecerse en el sector zonas francas, los cuales detallaremos más adelante, conjuntamente con una mano de obra abundante y entrenada.

En interés de alcanzar un desarrollo acelerado y armonioso de las zonas francas, en enero de 1990, el Gobierno dominicano aprobó una legislación sobre las mismas (Ley No.8-90), cuyo objetivo principal es unificar en un marco legal todo lo concerniente al manejo, organización, incentivos, derechos y obligaciones de las zonas francas industriales, tanto las empresas como los parques.

En el ámbito internacional, en los últimos años entró en vigencia la Iniciativa para la Cuenca del Caribe (Caribbean Basin Recovery Act 1983), y la República Dominicana ingresó a la Convención de Lomé IV (octubre del 1990), gozando así de una localización estratégica, que le permite ofrecer el acceso privilegiado a los dos grandes mercados: Estados Unidos de América y la Unión Europea (UE).

Actualmente se encuentran establecidas aproximadamente en 37 parques industriales y más de 10 en construcción y más de 400 firmas industriales, procedentes principalmente de Estados Unidos, Canadá, Europa, la República de China, Corea y Japón.

Las facilidades que se le ofrecen a los inversionistas en el sector zona franca de exportación son a modo general las siguientes:

* Total exención del pago de impuestos de importación de todas las maquinarias, equipos, partes de repuestos, materiales de construcción u otros bienes utilizados en el proceso de producción de los productos a exportar.

* Total exención de pago de impuestos, por períodos de 15 a 20 años. 

* Libertad de repatriación de los beneficios obtenidos en la zonas francas. 

* Posibilidad de vender en el mercado local parte de su producción.

* Abundancia de eficiente mano de obra a costo competitivo.

* Excelente servicio de carga marítima y aérea.

* Acceso al mercado nacional con más de 7 millones de consumidores.