Registro de Marca de Fábrica o Nombre Comercial en RD

El registro de marcas de fábrica y nombres comerciales está regido por la Ley No. 1450 de 1937. Esta ley estipula los requerimientos para el registro, los límites de tiempo y los impuestos a ser pagados para mantener la protección de su marca de fábrica.

La persona interesada en registrar una marca de fábrica o un nombre comercial debe primero confirmar la disponibilidad del nombre o la marca en la clasificación deseada en la Secretaría de Estado de Industria y Comercio. Si la marca o el nombre están disponibles, la Secretaría emitirá un certificado de disponibilidad. Este certificado tiene validez por treinta (30) días, plazo dentro del cual el interesado debe solicitar el registro.

Una vez obtenido el certificado de disponibilidad, debe dirigirse una carta de solicitud de registro a la Secretaría de Industria y Comercio, incluyendo el nombre, profesión, domicilio y nacionalidad del solicitante. Si el interesado residen en la República Dominicana, debe incluir también el número de su Cédula de Identidad y Electoral. Si es una compañía quien hace la solicitud, deben entonces proporcionarse los datos personales de un funcionario de la compañía.

 
Cuando la solicitud es realizada por el representante legal, debe suministrarse los datos personales del mismo. Si se ha otorgado un poder en un país extranjero, la solicitud debe ir acompañada de dicho poder, debidamente certificado por las autoridades consulares de dicho país. 

La solicitud deberá incluir además una descripción detallada de lo siguiente: 

*Todos los elementos que caracterizan la marca de fábrica o nombre comercial a ser registrado;

*El tipo de negocio o comercio al cual se destinará la marca o el nombre; 

* Los productos, bienes o actividad comercial al cual aplicará el nombre o la marca; y

* El periodo de tiempo por el que el solicitante desea registrar la marca o el nombre.

Para el registro de una marca de fábrica, el solicitante debe indicar la clase a la que corresponde ese producto, de acuerdo con la clasificación contemplada en la Ley 1450. Esta clasificación no coincide con la clasificación internacional establecida por la Convención Internacional de Marcas de Fábrica y Nombres Comerciales.

La solicitud debe ir acompañada de cuatro (4) o más muestras o facsímiles de la marca o nombre a registrar, junto a una explicación detallada del uso que se dará a la marca o al nombre. El solicitante no puede incluir en una misma solicitud un nombre o marca para productos diferentes. 

La marca de fábrica o el nombre comercial puede ser registrado por 5, 10, 15 o 20 años. Una vez registrado, se le otorga al solicitante el derecho exclusivo al uso del nombre o de la marca durante el periodo de tiempo solicitado. La vigencia del registro puede ser extendida o renovada por igual periodo de tiempo.

La Ley contempla regulaciones que prohiben el registro en los casos que, entre otros, el nombre o la marca incluyen escudos de armas, medallas o insignias públicas u oficiales nacionales o extranjeras, o palabras o imágenes que ofendan a alguna persona o al decoro público. 

Los registros de marcas obtenidos de mala fe son objeto de nulidad, y la misma podrá ser reclamada en cualquier tiempo, de conformidad con lo estipulado en la Convención Internacional para la Protección de la Propiedad Industrial del 1923, revisada en La Haya en 1925.

Leyes de Zonificación 

La Ley No. 3455 de 1952 sobre Organización Municipal otorga a los diferentes municipios del país la autoridad para emitir las ordenanzas de zonificación. Otra ley, la Ley No. 6232 de 1963 de Planificación Urbana, autoriza al director de Planificación Urbana en cada municipio a trazar los límites y establecer las condiciones para las diferentes zonas del municipio bajo su responsabilidad.

Generalmente es el Consejo Municipal en cada municipio que vota sobre una resolución, la cual tiene fuerza de ley, y que se convierte en una ordenanza de zonificación. Se aconseja a las personas interesadas que consulten con el Secretario de un Consejo Municipal o con el director de Planificación Urbana para determinar qué ordenanzas de zonificación existen en relación con la propiedad que desean adquirir.