Legislación en Materia de Inversión Extranjera

En fecha 20 de Noviembre de 1995 fue adoptada en la República Dominicana la ley 16-95 de Inversión Extranjera, la cual deroga y sustituye la Ley No. 861 de 1978. Esta Ley modifica sustancialmente el régimen de las inversiones extranjeras directas efectuadas en el país, y busca colocar en la medida de lo posible a los inversionistas nacionales y extranjeros en un plano de igualdad, de conformidad con las tendencias actuales de modernización y liberación.

 
La Ley 16-95 otorga el derecho de repatriar al exterior en moneda libremente convertible, luego del pago del Impuesto Sobre la Renta y sin necesidad de autorización previa:

La totalidad del capital invertido, incluyendo las ganancias de capital; 
La totalidad de los dividendos declarados durante cada ejercicio fiscal; y 
Los montos necesarios para el pago de las obligaciones, honorarios, regalías o royalties resultantes de contratos de transferencia de tecnología o de servicios técnicos.

Para beneficiarse de los derechos otorgados por la Ley 16-95 es necesario registrar la inversión en el Banco Central de la República Dominicana. Sin embargo, se trata de un procedimiento sumamente sencillo que no requiere de autorización previa.

La Ley 16-95 permite el registro de prácticamente todos los tipos de inversión. En efecto, además de los aportes en moneda libremente convertible esta inversión puede consistir en: 

Aportes de naturaleza, como maquinarias, plantas industriales, equipos, repuestos, partes, piezas, entre otros; 
Aportes tecnológicos intangibles o recursos provenientes de la tecnología, tales como marcas de fábrica, asistencia técnica, franquicia y demás; 
Instrumentos financieros expedidos en el exterior de conformidad con las regulaciones que al efecto dicte la Junta Monetaria del Banco Central.

La Ley 16-95 introdujo otro cambio significativo en lo referente al destino de la inversión, ya que establece que ésta puede efectuarse, no sólo en sociedades dominicanas, sino también en sucursales de empresas extranjeras y en instrumentos financieros emitidos por compañías locales. Asimismo, la misma permite el registro de inversión extranjera en áreas previamente prohibidas o restringidas, de conformidad con las condiciones y limitaciones establecidas por las leyes que regulan el sector de que se trate. Las únicas actividades en las cuales la inversión extranjera permanece prohibida son las siguientes:

Disposiciones y derechos de basuras tóxicas, peligrosas y radioactivas no producidas en el país; 
Actividades que afecten el equilibrio del medio ambiente o de salud pública; y 
Producción de materiales y equipos vinculados con la defensa y seguridad nacionales, salvo autorización expresa.

Ley CEI-RD
Formato:
MS Word .doc
Ley CEI-RD
Formato:
Acrobat .pdf
Ley Inversión Extranjera
Formato:
Ley de Exportaciones
Formato:

 

LINKS

Sucursal/Branch
Subsidiarias
Consorcios
Joint Ventures
Sociedad Colectiva
Sociedad Simple
Sociedad x Acciones
 Zonas Francas 
Registro de Marca
• Legislación en Materia de Inversión Extranjera.